5 errores comunes en las entrevistas de trabajo

5 errores comunes en las entrevistas de trabajo

Cuando buscamos trabajo invertimos mucho tiempo en la realización de nuestro currículum, en la búsqueda de ofertas que se adecuen a nuestras expectativas profesionales, en enviar nuestra candidatura… Sin embargo, lo más difícil viene luego: cuando pasamos esa primera criba y las empresas contactan con nosotros para realizar una entrevista de trabajo.

¿Sabemos realmente “vendernos”?, ¿cómo debemos vestirnos?, ¿debería informarme sobre la empresa?… Estas y muchas otras son preguntas que a simple vista parecen obvias pero que, sin embargo, por nervios o falta de preparación previa, en ocasiones provocan nuestro descarte.

Por ello y debido a que en estos meses muchas empresas están en búsqueda de candidatos para incorporar a su plantilla, os damos una serie de consejos a tener en cuenta en las temidas entrevistas. Y es que partiendo de que no existe una fórmula para superar con éxito una entrevista de trabajo, hay una serie de errores frecuentes que debemos evitar cometer.

  • No saber qué decir:

Antes de comenzar un proceso de selección es recomendable realizar un análisis DAFO con el objetivo de reconocer nuestros puntos positivos y negativos. Cada vez más entrevistadores realizan esta pregunta: “Dígame tres fortalezas y tres debilidades”. Para evitar silencios incómodos o respuestas incompletas es mejor tener pensado una posible respuesta.

  • errores-CuVittDesconocimiento:

No estar informado sobre la empresa denota desinterés. Se recomienda investigar sobre el sector, los colaboradores, el propio entrevistador y todo lo concerniente a la compañía. Esto ayudará a hablar objetivamente y hacer preguntas adecuadas.

  • No cuidar lo demás:

“No hay una segunda oportunidad para dar una primera impresión”. Por ello es necesario cuidar la vestimenta, la puntualidad y el lenguaje corporal. No solo tendrán en cuenta el expediente académico y la experiencia profesional, esos datos ya los conocen y por eso te han llamado. En una entrevista se busca conocer más allá del candidato y la primera impresión es de vital importancia a la hora de seleccionar.

  • Actitud:

Este es un factor determinante. Tener un currículum brillante no sirve de nada si el postulante no demuestra ganas. A una entrevista se debe ir seguro y preparado para responder a cualquier pregunta, desde las más sencillas a las más complejas. Asimismo, independientemente de la situación laboral actual, uno no debe mostrar al entrevistador una actitud desesperada en la que se refleje que lo único que nos importa es el dinero.

  • Mentiras:

Hay ciertos aspectos que deben cuidarse como la educación y la honestidad, los cuales deben estar presentes desde el comienzo hasta el final de la entrevista. Hay que responder claramente a las preguntas, siendo lo más breve posible, sin mentiras y con seguridad pero sin demostrar un exceso de confianza.

Haz tu CuVitt

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Recibe nuestras noticias en tu emailSuscríbete