Billy Elliot, perseverancia por un sueño

Billy Elliot, perseverancia por un sueño

Aunque pueda resultar socialmente algo cursi la idea de ver un chico enfundado en unas medias de ballet,  lo cierto es que en CuVitt hemos querido destacar la película de Billy Elliot por su capacidad transgresora de romper clichés y prejuicios por un único pero consistente motivo: la firme actitud de un niño de perseguir su sueño e ilusión, el de ser bailarín.

A simple vista pudiera resultar fácil comprender que el deseo de bailar de un niño adolescente no fuera obstaculizado por ningún motivo, o al menos humano. Sin embargo, esta película refleja la lucha incesante por conseguir un sueño y cumplir así con una vocación sin importar las discrepancias e humillaciones sociales a las que se pueda someter uno durante el proceso de conseguirlo.

Lucha contra los estereotipos

Billy Elliot con once años vive una vida complicada en Durham. Su rutina consiste en cuidar de su abuela, y visitar la tumba de su madre, con la que tenía una relación especial. En un contexto de huelga y conflicto social con grandes enfrentamientos civiles, su padre como es tradición en la ciudad, apunta a su hijo a clases de boxeo. Sin embargo, Billy descubriría su pasión cuando en ese mismo lugar del gimnasio, se impartirían también clases de ballet, de las que se sentiría fuertemente atraído.Billy-and-Mrs-Wilkinson-billy-elliot-13639568-760-496

El dinero invertido para el boxeo era destinado para el baile sin que nadie conociese la situación hasta que inevitablemente, resulta conocida por todos. La presión familiar y el aislamiento social provocan que Billy no pueda presentarse a algunas audiciones para poder dedicar su tiempo de formación al baile al mismo tiempo que su frustración y autoestima juguetean con la inestabilidad. Pero lejos de rendirse, este niño de once años gracias a su profesora, la única que es capaz de creer en él, lucha hasta el final por ese talento innato que Spin to win now!This classic 5 reel, 5 line online slot is bursting with juicy action. demuestra en la danza, consiguiendo llegar alto y lo más importante de todo, haciendo que finalmente, su familia se sienta orgulloso de él.

Lecciones aplicables a la vida real

Y es que aunque tu entorno no te comprenda,  no puedes por ello renunciar a tu pasión, tu talento y tu vocación, puesto que seguramente has sido creado para dedicarte a ello. El talento interno de cada persona debe ser explotado firmemente sin importar las consecuencias que pueden darse por ello. Gestiona tu propio talento. Créete dueño de tus virtudes y gestiona cada potencialidad en el mejor momento para alcanzar la meta.

Billy Elliot es un ejemplo y un tributo al triunfo de la perseverancia, la dedicación y la convicción. ¿Cuántas cosas cambiarían si no influyeran en nosotros y en nuestro modo de actuar aquellas opiniones o juicios de valor que nos refieren? No mires al pasado, lo que cuenta es el presente. No hagas caso a la gente, haz lo que creas conveniente. Recuerda: no eres ni mejor ni peor… eres simplemente tú, lucha por mantener esa esencia.

Haz tu CuVitt

1 Respuesta a los comentarios

  1. Avatar
    agosto 14, 2013

    ¡¡¡¡Lo que pude llorar con esta película nadie lo puede imaginar!!!!, cada vez que la veo lloro, es complicado tener libertad de movimiento en la vida, por un lado u otro las presiones ahogan el talento o ilusión. ¡¡¡ Lo dice la chica de la magia!!! pero, por alguna extraña razón la magia se esfuma como si de una visión optica se tratase la pasión. Es como sí quisieses ir al País de Nunca Jamás para ver si allí tus sueños se pintan de color esperanza y durmieran en una realidad para toda la eternidad…

    Pero existe un mundo muy desilusionado y triste. No me gusta.

    Un saludo.

    Responder

Leave a comment

Recibe nuestras noticias en tu emailSuscríbete