Cómo nos ha cambiado el cuento

Cómo nos ha cambiado el cuento

Mucho nos ha cambiado el cuento a la generación que desde no hace muchos años nos encontramos en edad laboral, y más que le va a cambiar a la siguiente. Mientras nuestro horizonte infantil no admitía dudas -debes estudiar para labrarte un futuro mejor y encontrar un buen trabajo en una gran empresa- el actual está lleno de incertidumbre. Ya no se sabe si el futuro mejor está en la formación, en los emprendedores, en la emigración, en los oficios, etc. A saber.

Una de las primeras preguntas serias que nos hacían era -¿Y tú qué quieres estudiar de mayor? No había más opciones, de ciencias o de letras. Es decir, generalizando diríamos que la vida de un estudiante medio se resumía en formación y “buen” trabajo por cuenta ajena.

Pero los tiempos han cambiado. Encontrar hoy un trabajo por cuenta ajena es todo un lujo, y no digamos ya un “buen” trabajo. CuVitt puede ayudarte en esto. Un futuro incierto nos ha hecho cuestionar la eficiencia del binomio formación/trabajo por cuenta ajena. Ya no está tan claro.

Quizá por eso los grupos políticos han encontrado un verdadero filón emocional en los emprendedores. Ahora el término emprendedor “vende” esperanza, y si por ahí allanan el camino a los recortes en educación habrán matado dos pájaros de un tiro.

¿Cuál es el problema pues? Te lo resumo en una frase. El problema radica en las urgencias que genera la necesidad. Emprender por obligación o por propaganda política no es una buena opción, a no ser que tomes las precauciones necesarias.

Hay muchos factores que definen a un emprendedor, intentaré enumerar algunos de los más importantes con una cualidad común: no se encuentran en el The tester may be accompanied on online permit test for training/supervisory purposes. “emprendedor por obligación”.

 

  •  Un sueño. El origen de una idea emprendedora proviene siempre de un sueño. El “emprendedor por obligación” busca una idea que le permita “solucionar” su futuro. Diferencia entre uno y otro: pasión.
  • Vocación. Normalmente el emprendedor tiene un fondo vocacional, y no me refiero a vocación por el sector en el que desarrolla su actividad, estoy hablando de la obsesión por emprender, por crear, idear, sumar, generar, etc. El “emprendedor por obligación” busca su idea, la pone en marcha y se acabó. Si sale bien pasará años dedicado a ello en cuerpo y alma, de la misma manera que los habría pasado trabajando por cuenta ajena. No existirá la ambición necesaria para hacer crecer el proyecto o para emprender otros proyectos.
  • Formación. Una buena formación es fundamental en cualquier ámbito de la vida. No me entra en la cabeza que ante la facilidad con la que asumimos el anterior modelo formativo -formación universitaria para encontrar trabajo por cuenta ajena- ahora pretendamos emprender sin formación alguna. Desconozco si esto también lo propicia la necesidad o la total desconfianza que nos genera en la actualidad el mencionado modelo anterior. En todo caso, es un error, todo emprendedor debería tomarse muy en serio su formación específica.
  • Actitud. Este es un factor fundamental en el emprendedor. No hace mucho escribía un artículo que indagaba en la búsqueda de la esencia del emprendedor. Lamento decirte que no conseguí encontrarla, pero sí creo haber hallado el camino que conduce al éxito, y este tiene mucho que ver con la actitud del emprendedor ante el sufrimiento y la superación personal. Con la actitud y decisión ante la tesitura de salir de tu zona de confort. Esta actitud se tiene o no se tiene, no la busques si no has nacido con ella.

 

Me gustaría que después de haber leído este texto hagas una pequeña labor introspectiva. Busca en tu carácter estos cuatro factores y sé sincero contigo mismo. No quiero decir con esto que no emprendas si te ves en una situación que te obliga y nunca has tenido un sueño, no es tu vocación, y no tienes la actitud idónea. Ni mucho menos. Pero sí te digo que te formes en la medida de lo posible para paliarlo y que cuentes con la ayuda de los mejores profesionales bien en tu equipo, bien como partners.

Emprender es una actitud, una forma de vida apasionante que no deja indiferente a nadie. Una droga que recomendaría probar -con prudencia y sensatez- a todos mis seres queridos. Pero no lo hagas por obligación, no permitas que ningún político te empuje a un precipicio si antes no te has puesto las alas.

Para rematar me gustaría aclarar que las conclusiones y opiniones aquí descritas proceden de la generalización de los hábitos de comportamiento de dos generaciones. Es evidente que hay excepciones y asumo todos los errores que conlleva dicha simplificación.

 

Fuente imagen: mondi

 

Haz tu CuVitt

Orlando Cotado

http://orlandocotado.com// @ofcotado Perfil Google+ Blogger en El Blog del Emprendedor Primerizo. Tips sobre Marketing, Social Media y Gestión para Emprendedores testados en Ivan Cotado Diseño de Interiores. Errando en busca del éxito.

More Posts - Website

Follow Me:
Twitter

2 Respuesta a los comentarios

  1. Avatar
    septiembre 26, 2012

    Me parece un mensaje claro y real de lo que esta pasando, sin duda de mucha utilidad , un poco de luz en el tunel de estos tiempos.

    Responder

    • Avatar
      octubre 24, 2012

      Gracias por lo que me toca Catalina.
      Respecto al comentario, tristemente así es.

      Responder

Leave a comment

Recibe nuestras noticias en tu emailSuscríbete