¿Miedo a las vacaciones?

¿Miedo a las vacaciones?

Las vacaciones antes eran contempladas como un periodo de descanso y ocio en el que disfrutar de familiares y amigos con el fin de desconectar de la rutina diaria. Sin embargo, con la llegada de la crisis, el concepto de vacaciones, aunque sigue siendo igual de anhelado, en muchas ocasiones despierta sentimientos hasta ahora no contemplados como la angustia, el miedo o la preocupación.

Cuando toca la hora de apagar el ordenador y despedirse de los compañeros, la desconexión que experimenta el trabajador en relación a sus funciones y responsabilidades diarias no es la misma que en años anteriores.  Ahora, la preocupación y la incertidumbre por no saber  ni conocer qué puede pasar en la compañía durante tu ausencia, puede complicar el  periodo vacacional.

¿Qué pasará con mi puesto?, ¿tendré nuevo jefe?, ¿habrá remodelación de plantilla? Llega Enero y con ello, los presupuestos anuales que marcarán el ritmo de los próximos 12 meses en la organización. Sin embargo, el miedo además de paralizar y ser contraproducente, no ayuda en nada, puesto que con él o sin él, las cosas que tengan que pasar, finalmente acabarán sucediendo.

Di adiós al miedo

Aunque muchos expertos, economistas y políticos apuntan a que estamos a las puertas del fin de la crisis, lo cierto es que las personas siguen sin experimentar de primera mano tales afirmaciones, al menos por el momento. Por ello, las vacaciones ya no resultan tan placenteras como Antaño por miedo a perder el lugar en el que estaban antes de marcharse, este sentimiento de hecho es conocido ya como el síndrome pre-vacacional.miedo a las vacaciones- CuVitt

Además de estas circunstancias, otros facilitadores que pueden provocar el rechazo a las vacaciones se relacionan con los sentimientos de culpabilidad o angustia. Hace más de 10 años que se publicó en EEUU un estudio de Rudolph Hoehn-Sarieen el que se afirmaba que el 40% de los  norteamericanos que se iban de vacaciones, se le agravaban estos sentimientos puesto que la historia de América siempre ha sido contemplada como una tierra de oportunidades laborales en la que trabajar y hacer dinero y por tanto, no veían factible el ocio y la diversión.

Otro factor que desencadena ese miedo vacacional se debe a la obsesión por el trabajo. Aunque en un mínimo porcentaje, son muchos los trabajadores que dedican gran parte de los días a trabajar olvidándose del ocio, familia y amigos en aras de conseguir lo propuesto. Descuidan su vida personal para seguir produciendo con altos niveles de exigencia. El problema viene cuando de ese tiempo de descanso casi obligado como suelen ser las vacaciones, se despierta una fobia por no saber muy bien qué hacer y con quién: soledad, aburrimiento, depresión, angustia…

Por ello en CuVitt, para animaros a disfrutar de unas merecidísimas vacaciones, queremos exponeros el discurso que el ex director de Coca Cola, Bryan Dyson, quiso brindar  en su último día de trabajo, antes de dejar su cargo. Un mensaje muy cuvitter@ con el fin que que vida profesional y vida personal busquen un equilibrio y ambos sean disfrutados por igual.

“Imagina la vida como un juego en el que estás malabareando cinco pelotas en el aire. Estas son:
– Tu Trabajo,
– Tu Familia,
– Tu Salud,
– Tus Amigos y
– Tu Vida Espiritual,
Y tú las mantienes todas éstas en el aire. Pronto te darás cuenta que el Trabajo es como una pelota de goma. Si la dejas caer, rebotará y regresará.

Pero las otras cuatro pelotas: Familia, Salud, Amigos y Espíritu son frágiles, como de cristal.
Si dejas caer una de estas, irrevocablemente saldrá astillada, marcada, mellada, dañada e incluso rota. Nunca volverá a ser lo mismo. Debes entender esto: apreciar y esforzarte por conseguir y cuidar lo más valioso. Trabaja eficientemente en el horario regular de oficina y deja el trabajo a tiempo Dale el tiempo requerido a tu familia y a tus amigos. Haz ejercicio, come y descansa adecuadamente. Y sobre todo…..crece en vida interior, en lo espiritual, que es lo más trascendental, porque es eterno”.

Haz tu CuVitt

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Recibe nuestras noticias en tu emailSuscríbete