Se buscan directivos felices

Se buscan directivos felices

Según Sigmund Freud, hay dos elementos que conforman una vida plena y satisfactoria: el amor y el trabajo. En CuVitt somos conscientes, de que, para potenciar una empresa y así mismo gestionar tu carrera de la manera más optima posible, es necesario que satisfacción, amor y trabajo vayan relacionados.

Y es que el amor en el mundo empresarial puede ser el gran olvidado en tiempos de crisis. En un contexto empresarial, el éxito de las compañías dependen directamente del grado de motivación e implicación  de los trabajadores a través de ingredientes como la misión, el liderazgo y el funcionamiento basado en el sentido y la inspiración.

El CEO y la felicidad

Los aspirantes a empresarios ya no sueñan con ser los más ricos, ahora por encima de todo, buscan rodearse de un equipo de personas que pese al contexto actual, sean capaces de contagiar felicidad y entusiasmo en la empresa.

Durante los últimos años, en las empresas se ha producido un cambio de paradigma organizacional que sitúa a la persona como prioridad puesto que es su más preciado valor. Si hasta hace poco tiempo se había pensado que la felicidad era una opción más entre los muchos caminos para conseguir el éxito empresarial, ahora ésta se muestra como necesaria en cualquier receta. Compañías como Pixar, Google o Apple son pioneras en posicionar la satisfacción como prioridad.felicidad-directivo-CuVitt

Atributos materialistas como el dinero, el estatus o el éxito ya no se atribuyen directamente con el bienestar social. El nuevo mercado laboral ha cambiado y el “directivo de la felicidad” ahora trata de participar en cursos como el “Design Happiness” de la Graduate Business School de la Universidad de Standford, que permite probar el compromiso del CEO con este concepto, entendiéndolo como un tipo de herramienta emocional que afecta positivamente al resultado del negocio.

El jefe que no sea feliz la mayor parte de su tiempo nunca conseguirá unos empleados motivados e involucrados al 100%.

Happy Companies

Abultados salarios, un volumen de trabajo ligero o los incontables días de vacaciones no garantiza necesariamente una plantilla feliz. De hecho, los empleados más felices de EEUU lo son por los programas de incentivos, amplios beneficios, programas de ascenso y un buen equilibrio entre la vida personal y laboral.

Las compañías más dedicadas a explotar estos aspectos en 2012 vieron crecer la felicidad de sus plantillas. Desde la web CareerBliss.com han anunciado los ganadores de los “Leap Awards”, un reconocimiento a las empresas que más gastan en hacer felices a sus empleados, en el que Google, otro año más, vuelve a ser la ganadora.

Otros expertos, entre ellos Alexander Kjerulf autor del best seller La hora feliz es de 9 a 5,  hablan de un modelo de tres niveles para crear una empresa feliz. Montar el futbolín, la mesa de pimpón y servir café y comida gratis pertenecerían al nivel de estímulos. Un buen ambiente de trabajo, un salario justo y unas garantías laborales básicas, al nivel de seguridad. Estos dos pasos son los más fáciles, pues consisten básicamente en invertir dinero en ello. Pero aún quedaría un nivel intermedio, llamado de elección, más difícil de manipular. En el trabajo como en la vida, la gente tiene que decidir ser feliz, nadie les puede obligar.

Decía Benjamin Franklin, que la felicidad humana no se logra con grandes golpes de suerte, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días.

 

Haz tu CuVitt

3 Respuesta a los comentarios

  1. Avatar
    noviembre 15, 2013

    Otros factores a tomar cuenta ya dentro trabajando seria dar los roles y responsabilidades a cada uno de los integrantes de la Empresa ahora Gran Familia, dar seguimiento, reforzar los logros, impulsar la toma de desiciones y sobre todo feedback al desempeño…. la receta es amplia y dinamica siempre en desarrollo…

    Responder

  2. Avatar
    noviembre 18, 2013

    Cuantos empresarios o directivos españoles tienen está actitud para su o con su negocio y/o equipo? Realmente siento tener que decir que por ahora y a lo largo de más de 20 años de trayectoría profesional los hallad@s los puedo contar con los dedos de una mano y me sobrán. Soy afortunada porque almenos me he topado con ell@s, cualidades que normalmente van unidas a excelencía tanto en la vida personal como profesional. Por encima de todo somos personas,… lo demás es una consecuencía.

    Responder

  3. Avatar
    abril 08, 2014

    Se están cambiando los valores de la sociedad. De hecho ya no es solo que los directivos cambien sus objetivos de éxito de cosas materiales (dinero) a algo más inmaterial (felicidad) Es que las propias marcas ya intentan vender más esos valores que el producto en si. Con suerte vamos a poder vivir una de las mejores épocas

    Responder

Leave a comment

Recibe nuestras noticias en tu emailSuscríbete